IMPROVISACIONES QUE DAN LA NOTA

Las mejores sorpresas siempre son las que no se esperan. Esta semana en la Residencia de San Esteban de Gormaz, Soria, hemos podido disfrutar de un concierto de música celta gracias a la actuación de los nietos de una residente.

La pareja, con su violín y su guitarra, deleitaron a los mayores con un concierto inesperado que alegró a todos los mayores, pero en especial a su abuela, a quien  pilló completamente por sorpresa la grata visita.

Una tarde completamente fuera de la programación habitual pero que hizo disfrutar a todos los asistentes, ya fueran residentes, trabajadores o familiares a quienes les pilló de visita en el centro.

La música siempre es causante de buenas emociones y si encima es interpretada por algún familiar, el efecto de alegría es aún mayor.

Una sorpresa que esperamos que se repita con esta u otras visitas que quieran mostrar sus talentos a nuestros mayores y provocarles todo tipo de emociones.

 

¡Gracias por acompañarnos con vuestras melodías!

 

 

Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...